Coworking El Cubo Blanco

Como es lógico, en nuestro espacio de trabajo, en nuestro coworking, hemos dado rienda suelta a toda nuestra creatividad, sin supeditar en ningún caso la funcionalidad del espacio al diseño estético.

La seña identitaria del coworking es su color blanco intenso, presente en paredes, suelo y mobiliario, contrastado puntualmente por objetos de diseño de color rojo (desde las patas de los muebles hasta cacharros inservibles que nos encontramos por la calle). El color blanco neutro fue elegido para que cada coworker que pasa por nuestro espacio pudiera dejar impronta de su personalidad.

La sala de reuniones es al mismo tiempo sala de estar, office y comedor. Al fondo, hemos creado un jardín, con césped artificial y una hamaca para las siestas en las jornadas intensas de trabajo. El gran escaparte de cristal que da a la calle se va llenando con logotipos, publicaciones y pósters de los proyectos que vamos sacando adelante. En un pared del local pedimos a todo el que nos rodea que nos dibuje o escriba algo, para dejar constancia de su paso, y de que ha aportado algo al equipo.