Fuente: Emprendedores.es

El alquiler de una oficina suele ser muy caro para los emprendedores que empiezan. La solución: instalarse en un coworking.

El  coworking, es un modelo importado, cómo no, de Estados Unidos, supone una evolución de la oficina compartida en la que el ahorro de costes es su principal aliciente, lo que no es nada desdeñable cuando hay tiempo de crisis o se dispone de poco dinero para empezar. Desde el sector se señala que compartir local puede llevar a las empresas a tener unos ahorros de hasta un 60% en gastos fijos como la electricidad, la limpieza o el teléfono.

Cada vez son más los pequeños empresarios y autónomos que han encontrado un coworking un entorno profesional más productivo que trabajar desde casa

Otro aspecto fundamental de trabajar en una oficina es que, a diferencia del hogar, se puede recibir a clientes en el propio lugar de trabajo, dando una apariencia más profesional.

En las oficinas compartidas se comparte todo, las conversaciones fluyen por temáticas de sectores variados y hacer negocios privados puede resultar complicado (y más cuando éstos tienen cierto componente secreto). Un inconveniente que se hace mayor cuando el que se sienta a tu lado de tu mismo sector, vamos, de la competencia.

Por eso, muchos centros en España optan por la diversificación de los coworkers y en sus oficinas se encuentran trabajadores de sectores de los más variados.

Aspectos que hay que tener en cuenta en el Coworker

  • Todo es de todos

Excepto tu ordenador y tu mesa de trabajo, la ventaja del coworking es que se comparte desde el tentempié de media mañana hasta la forma de desarrollar tus ideas más rocambolescas (y las más creativas, también). Si quieres ser coworker, tienes que saber compartir, lo cual en muchas ocasiones será mucho más productivo para ti y tu empresa.

  • Relax comunitario

Aunque cada profesional tiene su horario y se administra el tiempo como quiere, trabajar con otros implica parar de vez en cuando a charlar distendidamente y tomarse un café en el office.

  • Abierto 24 horas

Si tu negocio requiere una dedicación constante o te inspiras mejor de madrugada, nada mejor que contar con una oficina siempre dispuesta a abrirte las puertas sea la hora que sea.

  • Ocuparse sin preocuparse

Las facturas de la luz, el agua o la comunidad no te agobiarán, porque tú no tienes que pagarla. Sin embargo, no por ello tienes que malgastar recursos, ni olvidar que no estás solo en la oficina.

  • A la última

El coworking no sólo es una tendencia laboral, sino que su filosofía lleva implícita el progreso; si lo tuyo son los avances tecnológicos, las ideas creativas y los desarrollos modernos, éste es tu sitio.

  • De todo, al lado

No es tan importante saber hacer de todo como tener el contacto de aquellos que lo saben hacer. Al trabajar con profesionales de sectores tan variados, encontrar a quien buscas puede estar en la mesa de al lado (o ese compañero puede tener el número de teléfono de esa persona que tanto necesitas).

  • Hablar en voz alta

No es obligatorio, pero todos los trabajadores agradecen que se lancen ideas, dudas y sugerencias al aire; así puedes encontrar respuesta a tus dudas.